OTROS ESPACIOS NATURALES DE MOYA

 

Bienvenido al Paisaje Protegido de las Cumbres


Este Paisaje Protegido situado al norte de la isla de Gran Canaria, comprende en nuestro municipio una de las zonas más productivas desde el punto de vista ganadero de Gran Canaria albergando rebaños de ovejas que han conformado un paisaje agropastoril casi exclusivo. La zona se ve afectada por un pastoreo extensivo de ganados de ovejas, y es donde se produce el denominado queso de Flor de Guía. Actualmente, los pastizales comparten superficie con pinares de pino canario y pino insigne (Pinus radiata), fruto de las repoblaciones realizadas hace unas décadas.


Los límites


El Paisaje Protegido de las Cumbres comprende 4.329 hectáreas. La declaración de este espacio protegido afecta a los términos municipales de Santa María de Guía, Artenara, Valleseco, Gáldar, Valsequillo, Tejeda, San Mateo y Moya.

 

Municipio

Superficie (has.)

Sta. María de Guía 115,36
Moya 521,33
Artenara 239,1
Valleseco 902,77
Gáldar 526,7
Valsequillo 237,31
Tejeda 16,36
San Mateo 1655,04

 

Su relación con otros espacios protegidos es muy estrecha. El paisaje limita al norte con el Parque Rural de Doramas, al sur con el Monumento Natural de los Riscos de Tirajana, al oeste con el parque Rural del Nublo y al sureste con la Reserva Natural Especial de los Marteles. Dentro del paisaje, respecto al municipio de Moya, se encuentra el Monumento Natural del Montañón Negro, dándole un interés geológico y geomorfológico añadido.


las cumbres

Paisaje Protegido de las Cumbres tilos


las cumbres

Montaña Los Pajaritos tilos


¿Qué es una paisaje protegido?


Los paisajes protegidos son aquellas zonas del territorio que, por sus valores estéticos y culturales así se declaren para conseguir su especial protección. Este espacio fue declarado por la Ley 12/1987, de 19 de junio, de Declaración de Espacios Naturales de Canarias como parque natural de Las Cumbres, y reclasificado por la Ley 12/1994, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales de Canarias como paisaje protegido. La mayor parte de la superficie del paisaje protegido está dentro del polígono de repoblación obligatoria (en su mayoría son montes del Cabildo y de particulares consorciados). Casi todo el espacio protegido, con la única excepción de un sector en Cueva Grande, esta declarado como área de sensibilidad ecológica.


¿Que nos ofrece?


Este espacio por su disposición ejerce un papel de notable importancia en el mantenimiento de procesos ecológicos esenciales como es la captación de aguas al situarse en la fachada norte y en el sector de la cumbre de la isla; en él se insertan la mayoría de las cabeceras de los principales barrancos del noroeste de la isla. En la mayoría de estos barrancos existen presas en sus tramos más bajos, de ahí, la importancia que para el área supone la protección de los suelos a fin de evitar la colmatación de las charcas. Recorriendo sus paisajes nos encontramos con prados de diente con múltiples especies herbáceas forrajeras donde destacan las variedades de tréboles (Trifolium subterraneum) que tapizan las laderas y han propiciado la elaboración de uno de los quesos mas afamados de la isla, conocidos ya desde los primeros tiempos después de la Conquista. Barranquillos como los de Aguas de Fontanales y El Cavadero entre otros fueron famosos por sus nacientes y rezumaderos y aún acogen a muestras de laureales y vegetación umbrófila propia del bosque de laurisilva.


Asimismo, encontramos abundantes endemismos y especies amenazadas como la margarita plateada (Tanacetum ptarmiciflorum).


las cumbres

Prados y pinares cerca del barranco del
Pinar con el Teide en el horizontetilos