OTROS ESPACIOS NATURALES DE MOYA

 

Bienvenido a la Reserva Natural Especial de Azuaje


Situado al norte de la isla de Gran Canaria, la Reserva Natural Especial de Azuaje ofrece al visitante la oportunidad de disfrutar de un paisaje singular, que en otro tiempo fue motivo de disfrute de turistas procedentes de diferentes partes de Europa, que acudían al Hotel-Balneario de Azuaje .

Algunos de los elementos que le dan verdadera entidad a este paisaje son escarpes y acantilados, con sus cavidades esculpidas en la roca por los vientos y el paso del tiempo, numerosa flora que acompaña al visitante en lo más profundo de nuestro paisaje macaronésico, donde por un momento nos sumerge en aquella forma de vida de los antiguos canarios...


¿Cómo llegar a la reserva?


Para acceder a la Reserva Natural Especial de Azuaje desde el casco municipal de Moya nos dirigimos a la carretera de El Lance (GC-75) hasta llegar al cruce de Los Dragos-Arucas. Tomando la desviación hacia la derecha en dirección Arucas (GC-350), atravesamos la serpenteante carretera de Azuaje y aproximadamente a 2 km. nos encontramos con la entrada de la Reserva, una pequeña pista de tierra a la derecha inmediatamente antes del impresionante puente de Azuaje. De esta forma accedemos al fondo del barranco del mismo nombre donde a unos 400m. nos recibe el maravilloso y olvidado Hotel-Balneario de Azuaje.

Este es el único acceso rodado a la Reserva, quedando sólo la posibilidad de acceder a ella por caminos y transitando por el fondo del barranco. Entre los caminos para senderismo destacan el que une Azuaje con Firgas que recorre la ladera de solana y el camino Fuente Azuaje-Las Vinagreras que lleva al barrio de Carreterìa, una subida impresionante por la ladera de umbría del barranco. Los accesos a estos senderos se pueden iniciar desde el mismo cauce del barranco.

 


azuaje

Reserva Natural Especial de Azuaje tilos


azuaje

Vista desde el sendero a Carretería tilos


¿Qué es una Reserva Natural Especial?


En general, se trata de espacios, de dimensión moderada, cuyo objeto es la preservación de hábitats singulares, especies concretas, formaciones geológicas o procesos ecológicos naturales de interés especial y en la que no es compatible la ocupación humana ajena a fines científicos, educativos y, excepcionalmente, recreativos o de carácter tradicional. Azuaje reúne todos estos requisitos, reclasificado con la aprobación el 16 de noviembre de 1994 de la Ley de Espacios Naturales como Reserva Natural Especial, categoría que ostenta en la actualidad. Además, la Reserva es por definición Área de Sensibilidad Ecológica, a efectos de lo indicado en la Ley 11/1990, de 13 de julio, de Prevención de Impacto Ecológico y se encuentra dentro del Parque Rural de Doramas.


¿Qué hace de Azuaje una Reserva Natural Especial?


Los criterios que fundamentan la protección de la Reserva son los siguientes:


- Desempeña un papel importante en el mantenimiento de los procesos ecológicos esenciales de las islas, tales como la protección de los suelos y la recarga de los acuíferos.


- Incluye muestras representativas de los principales sistemas naturales y de los hábitats característicos terrestres del Archipiélago: campos de lava y excavaciones naturales, bosque galería de Salix alba y Populus alba, Laurisilvas macaronésicas (Laurus, Ocotea)


- Albergar poblaciones de animales o vegetales catalogados como especies amenazadas. En cuanto a la flora existen 2 especies en peligro de extinción (Solanum vespertilio ssp. doramae, Isoplexis chalcantha), 9 especies sensibles a la alteración del hábitat, 2 especies vulnerables, 1 especie de interés especial y 35 especies amenazadas.


- Contribuir al mantenimiento de la biodiversidad del Archipiélago Canario. Han sido inventariadas en la Reserva Natural de Azuaje al menos 260 especies vegetales, 53 especies de hongos y líquenes, 32 especies de aves, 3 de reptiles, 9 de mamíferos, 1 de pez, 2 de anfibios, 217 de insectos y 26 arácnidos.


- Incluir zonas de importancia vital para determinadas fases de la biología de las especies animales, tales como las zonas encharcadas para los insectos; el cauce del barranco para la reproducción de aves pequeñas, rapaces nocturnas y la gallinuela (Scolopax rusticola) y la alimentación del gavilán (Accipiter nisus granti) y las laderas para la reproducción de rapaces diurnas.


- Constituir un hábitat único de endemismos canarios o albergar la mayor parte de sus efectivos poblacionales.


- Conformar un paisaje rural de gran belleza o valor cultural, etnográfico, histórico y arqueológico.


- Contener yacimientos paleontológicos de interés científico.


Medio físico y población


La Reserva Natural Especial de Azuaje está compuesta de sur a norte por los barrancos de: El Andén. La Virgen, Las Madres, Guadalupe, Azuaje y San Andrés. Este espacio está enclavado en el Parque Rural de Doramas. Sus 61,1 hectáreas de superficie se reparten entre los municipios de Firgas (70%) y Moya (30%).

Se trata de un barranco joven, en forma de V, con paredones en algunos puntos que sobrepasan los 100m. de altura. Excavado sobre basaltos recientes, adquiere su nombre de don Francisco de Azuaje, propietario de un antiguo ingenio azucarero. Es un barranco que en la actualidad, es característico por ser de los pocos de Gran Canaria por cuyo cauce discurre agua durante todo el año.

En cuanto al clima las precipitaciones medias anuales no superan los 500 mm., produciéndose durante la estación estival la sequía por escasez de lluvia. La temperatura media anual es de 18,7ºC. y la humedad se atenúa gracias a la presencia de nubes que provocan una reducción de la insolación y pérdidas por evaporación. Los sectores de mayor altitud y orientación NE, se exponen a los vientos húmedos, incrementándose la humedad gracias a la precipitación horizontal.

La Reserva Natural Especial de Azuaje se halla en la actualidad despoblada. Dentro del ámbito de la Reserva no se ubican asentamientos rurales, únicamente edificaciones aisladas en función de las explotaciones agrícolas. Localizadas al sur del espacio protegido nos encontramos con tres viviendas rurales, dos de ellas presentan signos de haber sido restauradas en los últimos años y de ser utilizadas como lugares de segunda residencia, y la tercera es utilizada como almacén.


¿Que elementos interesantes nos podemos encontrar?


En esta Reserva de belleza singular cabe destacar las siguientes especies de flora características del lugar:

Rejalgadera (Solanum vespertilio ssp. doramae): es una especie de la que se diferencian la endémica de Tenerife y la de Gran Canaria. Se trata de un arbusto que puede alcanzar el metro y medio de altura, con tallos pecíolos con numerosas espinas.

Cresta de gallo de Moya (Isoplexis chalcantha): es un endemismo local gran canario que podemos encontrar en algunos relictos de lo que un día fueron los bosques de laurisilva de Gran Canaria. La especie se encuentra en estado crítico debido al escaso número de individuos y a la desaparición de varias de sus poblaciones. Puede alcanzar hasta los 80 cm. de altura. Posee hojas lanceoladas de hasta 10 cm. y una inflorescencia terminal vistosa, con flores rojizas o color cobre. Florece entre abril y junio.

Sao, sauce (Salix canariensis): su presencia es común en cualquier parte de la isla, incluso en zonas secas pero siempre ocupando los cauces húmedos de barrancos donde abunda el agua. Llega a formar áreas boscosas, saucedas, como en el barranco de Azuaje.

Otros elementos que podemos encontrarnos en esta Reserva son los siguientes:

Taffonis: estas cavidades originadas por la humedad del aire, que degrada la roca, es una forma generalizada por todo el ámbito, principalmente sobre Brecha Volcánica Roque Nublo.

Restos paleontológicos: en distintos lugares de las laderas del barranco afloran depósitos de travertinos originados por manantiales de aguas bicarbonatadas.

Es indiscutible la importancia de estos yacimientos desde el punto de vista paleobotánico por las numerosas improntas vegetales, principalmente hojas vinculadas a las formaciones boscosas de la laurisilva y bosques termófilos de la isla. Destaca la existencia de improntas de hojas de Drago (Dracaena cf. draco), siendo la primera vez que se constata la presencia de esta especie en el norte de Gran Canaria.

Aguas alcalinas ferruginosas: En la zona se encuentra una fuente de aguas alcalinas ferruginosas, la Fuente Santa, con importante poder terapéutico debido a la alta concentración de hierro en las mismas.

Área recreativa (merendero): en este lugar los visitantes podrán disfrutar de un momento de descanso y distensión, donde les envolverá la belleza paisajística, el sonido de los árboles, el correr del agua…


 


Normativa para los visitantes


Para ayudarnos a conservar este espacio protegido recomendamos estas normas:


- Recuerda que arrojar basuras en la zona perjudicará nuestro entorno.


- No arranques ninguna especie de flora.


- No traigas animales o flora que no pertenezca a este entorno.


- Recuerda que la captura, persecución y caza de animales, la recolecta de sus huevos y crías, quedan prohibidos.


- Recuerda que el baño en el cauce del barranco está prohibido.


- Hacer fuego está prohibido, así como cualquier utilización del mismo.


- No entres en el espacio posterior a la Fuente Santa con vehículos a motor.


- Cuida todos los elementos de interés arqueológico, etnográfico o paleontológico.


- Evita hacer ruido.


- El número máximo de senderistas permitido en todo el espacio será de 30 personas. Cualquier senderista o grupo de ellos deberá informar de su presencia al Órgano Gestor de la Reserva.


azuaje

Barranco de Azuaje tilos